Emotivo testimonio de Nick Díaz luego de conocer la suspensión de 5 años

Luego de conocerse la dura sentencia que lo suspende por cinco años, Nick Díaz concedió una entrevista en la que habló acerca de su vida.

"Yo soy el único que ha invertido en una vida de pelea. Es por eso que ninguno de estos otros chicos pueden decir una mierda. Están demasiado preocupados por sus familias, sus esposas y por lo que la gente alrededor de ellos pensará; entonces tienen demasiado miedo para hablar. Es por eso que he invertido todo en mi vida de peleador. Es por eso que vengo de la manera en que lo hago y siempre lo he hecho.

Cada uno de los otros luchadores tiene una vida adyacente. Yo nunca he tenido otro trabajo. No me gradué en octavo grado. Yo podría haberlo hecho, pero me metí en demasiadas peleas en la escuela.

Mi mamá y mi papá no me enseñaron más que el "ABC". Me mudé de una escuela a otra, entré en las drogas y mis compañeros se burlaban de mí porque después de que yo perturbara las clases los profesores siempre les decían que yo debía tomar medicamentos y en ocasiones no los tomaba.

Eso es todo una mierda. No te imaginas lo que eso puede hacerle a alguien. Quería golpear a todos los de la clase, incluso a las chicas, que decían cosas como '¿Qué pasa? ¿No tomaste tu medicación?'.

nick-y-nate-diaz-chicos
Nick y Nate en su infancia.

Tuve que conseguir acuerdos entre distritos para permanecer en la misma escuela, porque mi mamá iba a perder su casa y tendría que irse a vivir con mis abuelos en Lodi.

¿Sabes lo que se siente al entrar en una escuela de Lodi de muy buen gusto después de estar en una escuela-gueto de Stockton con los niños negros y asiáticos?

Ellos trataban de meterme en las drogas. Mi clase de sexto grado fue la primera escuela responsable de imponer los uniformes obligatorios para los niños. No había nadie como yo allí cuando entré en la escuela secundaria. Me metería en peleas con los compañeros de esa misma escuela y terminaría expulsado de la secundaria.

Tuve una novia muy hot y que era muy consciente acerca de mi ropa y de que yo no podría comprarle cosas lindas; y me metí en peleas porque su exnovio era un año mayor y, además, la mascota del equipo de fútbol. Así que los entrenadores les dirían a los jugadores de fútbol que yo era una mala noticia y ahí comenzaría la mierda. Muchos de ellos estaban en los esteroides, muchos de ellos eran ‘gangbangers’ mexicanos que andaban en las metanfetaminas y terminaban apuñalados.

Antes de que nadie en mi clase terminara la escuela secundaria, también me echaron, porque mi amigo Bart, que estaba en la clase, se metió en una pelea grande que el profesor tuvo que separar y ya no quiso que ninguno de nosotros dos volviera a la escuela nunca más. Así que traté de educarme en casa, pero eso nunca funcionaría. Yo estaba tan atrasado que nunca iba a resultar, y para entonces yo ya entrenaba para ser un luchador profesional. Mi novia lo sabía, pero había empezado a salir con Bart para darme celos. Él tenía una pistola y ninguno de nosotros quería molestarlo porque siempre iba armado.

Antes de tener mi primera pelea profesional, el 5 de julio del 2000, Bart había organizado una fiesta en su casa. La noche anterior, Stephanie me había dicho que me amaba. Después de la fiesta, yo iba a volver a su casa con su hermano, que era mi mejor amigo, pero algunos chicos no se encontraban bien y me dirigí a mi casa. Así que tuve que ir.

Una hora más tarde recibí una llamada de su madre que decía: '¿Estás con Stephanie?'. Ella vino directamente a mi casa a buscarme, y fuimos y volvimos por la calle Frontage en la carretera 99, a un lado de la casa de mi abuela, cerca de su parque de casas rodantes.

Había habido un accidente en la autopista. Salté la valla y vi un coche y ambulancias.

Ella había caminado y se suicidó en la autopista. La chica que amaba más que a nada había intentado suicidarse por tercera vez... y había tenido éxito.

Ella iba a ir a la universidad. Ella era una buena estudiante y estaba haciendo todo lo que yo no pude mientras vivía en un parque de casas rodantes donde todo el mundo andaba en la droga. Mientras tanto, yo me preocupé todos mis años de escuela en lo que ella y sus amigas dirían si yo perdía una pelea contra su exnovio y amigos de fútbol.

No había manera de que fuera a la escuela. No tenía dinero ni coche. Habría ido hasta ahí y la habría detenido. Después de eso, yo estaba crecido. Todo había terminado. Ya no era un niño. Gané mi primera pelea en el primer round con una estrangulación y lo único en que podía pensar era ella, al igual que cuando estaba en la escuela.

nick-diaz
Nick Díaz con su indumentaria, en una de las fotos inmortales de UFC.

Me gustaría correr esas siete millas y volver a su tumba solo para prometerle que lo lograría siendo peleador y que ella me dijera que está orgullosa de mí.

Así que este deporte y esta comisión han hecho todo lo posible para que dejara de estar adonde pertenezco. Esa es la única razón por la que no me he mantenido en esa posición y pudiera salir como el luchador y persona que sé que soy y puedo ser.

Me suspendieron por tercera vez, y durante cinco putos años, por algo que hace que todo el mundo sea un lugar mejor.

He estado intentado comprender eso desde el principio. Y no empezaré a ser alguien que no soy.

anderson-silva-nick-diaz
Nick Díaz en la que será su ¿última pelea?

Honestamente, quería levantarme y retirarme en la tercera pregunta, pero no lo hice. Ahora tengo que lidiar con eso. Estos chicos me aconsejaron que no lo hiciera.

Quería levantarme y decirles en sus caras lo que pienso acerca de ellos. No lo hice. Y ahora tengo que vivir con eso.

Yo soy el Conor McGregor original. Soy el modelo original de Conor McGregor. Él no sería quien es si no fuera por mí. No tengo nada en contra de él. Soy el verdadero. Nunca tomé esteroides en toda mi vida. Tuve que aprender a luchar de la manera real y correcta. De esa manera es que soy el mejor boxeador del mundo entero.

Tipos como Conor, que van a ganar más dinero que yo, así como negociar lo que quieren en su contrato a través de un equipo, de la agencia y los abogados, y no como yo, por medio de un entrenador que fue mi gerente en la mayor parte de mi carrera, a excepción de mi última pelea, cuando encontré la agencia indicada y firmé con ellos... y ni siquiera me gradué del octavo grado de mierda.

Pero al final, solo me molesta no poder estar ahí para mi hermano, que va a pelear pronto. Es mi culpa que él se metiera en este deporte, que le pateen la cara y ni siquiera le paguen.

Yo nos metí, a él y a mí, en esto, y si no hago nada de dinero, no tendré ninguna manera de sacarnos".

1 comentario :

2013 © Todo UFC | Noticias - Análisis - Opinión - Todos los derechos reservados